¿Invertir en un depósito a plazo es buena idea?

Depende.

Como todo, tienen cosas buenas y no tan buenas.

Son muy usados porque son convenientes: son fáciles de tomar (solo debes meterte a la página de tu banco) y es súper fácil comparar la rentabilidad entre las distintas entidades que ofrecen depósitos. Simplemente les pones el mismo plazo (por ejemplo, 30 días) y ves quién da más.

Además, son poco riesgosos. Lo único más conservador aún es la cuenta corriente, pero dejando tu plata ahí pierde valor por causa de la inflación. No es una buena idea como instrumento de inversión

Pero invertir en un depósito a plazo tiene varias desventajas: no puedes retirar la plata cuando quieras y los retornos no son tan buenos. Te cuento más en el artículo.

¿Qué es un depósito a plazo y cómo funcionan?

Un depósito a plazo (DAP) es un instrumento financiero en el que le entregas tu plata a una institución financiera (principalmente bancos) por un periodo de tiempo.

Al pasar ese periodo, la institución te devuelve el monto original más una ganancia (bajita).

El plazo puede ser fijo, renovable o indefinido.

  • Fijo: el banco debe devolverte tu plata en la fecha que acordaron.
  • Renovable: cuando se acerca la fecha de vencimiento, puedes elegir no recuperar la plata y que se vuelva a invertir automáticamente por la misma cantidad de días o meses que se invirtió originalmente.
  • Indefinido: eres tú quien debe avisar con anticipación cuando quiere retirarlo. Es poco común en Chile.

¿Me conviene tener un depósito a plazo?

Como te mencionaba al comienzo, tienen ventajas y desventajas. Aquí te menciono la parte mala de ahorrar usando depósitos a plazo.

Primero, no puedes rescatar la plata cuando quieras.

Si es un depósito a plazo fijo o renovable, solo se puede recuperar la inversión (el depósito inicial más el interés que se generó) una vez que la fecha de vencimiento se cumpla. Si es indefinido, tienes que avisar con tiempo al banco para poder hacer el rescate.

Esto puede ser un problema si tienes alguna emergencia y necesitas la plata rápido.

A eso se le llama riesgo de liquidez: la dificultad de tener plata disponible de inmediato. Mientras más difícil sea transformar un instrumento en efectivo (venderlo), más riesgo de liquidez tiene.

Entonces, si necesitaras plata urgente, no podrías echar mano a lo que tengas invertido en el depósito a plazo y tendrías que ocupar, por ejemplo, inversiones que estaban destinadas a un plazo superior. Arruina un poco tu plan de inversión.

Segundo, el retorno que obtienes del depósito a plazo es bajo.

Esos retornos dependen del nivel de la Tasa de Política Monetaria (TPM), que es la tasa que el Banco Central ofrece a los bancos comerciales para préstamos de corto plazo (de hecho, cortísimo plazo: solo por la noche). Ella afecta a su vez a los préstamos en el mercado; a medida que cambie la TPM, cambiará la tasa de interés que ofrecen los DAP.

A 30 días, el interés que pagan está entre 0,30% y 0,40%.

Tasa de interés de depósitos a plazo a 30 días
Fuente: Elaboración propia a partir de cotizaciones por internet el 18/01/2022. 

Como ves, el interés es, en general, bastante bajo.

Y finalmente, los depósitos a plazo no están libres de riesgo. Existe una posibilidad (chica) que el banco quiebre y no pueda pagarte el monto prometido.

¿Cómo no va a haber una alternativa más atractiva, para un riesgo similar?

La hay. Y se llama Very Conservative Streep.

Una buena alternativa: Very Conservative Streep

Es nuestro fondo menos riesgoso, el cual originalmente se componía de depósitos a plazo menores a 90 días. Como las tasas de interés estuvieron bastante bajas durante el último tiempo, cambiamos su composición para buscar un retorno un poco mayor.

Hicimos tres cambios:

  1. Buscamos depósitos con un plazo de vencimiento mayor. Pasamos de 90 días a alrededor de un año.
  2. Incorporamos otro tipo de instrumentos: crédito privado de corto plazo, que son instrumentos de deuda que no están intermediados por un banco, y se negocian directamente entre quien adquiere la deuda y quien presta la plata. Saltarse al intermediario permite que la tasa de interés sea mejor porque se ahorra la comisión que este cobraría.
  3. Cambiamos cómo se cobra la comisión. Decidimos cobrar solamente una remuneración variable, dependiendo de si el fondo lograba alcanzar cierto objetivo de rentabilidad.

Esta rentabilidad objetivo es igual a la TPM más cierto monto adicional. Entonces, siempre va a rentar más que la TPM. Hoy, la rentabilidad objetivo es de 0,32% anual.Va variando y puedes encontrarlo siempre en fintual.cl/docs (“Spread de rentabilidad objetivo del fondo Very Conservative Streep”). Entonces, el retorno anual es de 5,76%, equivalente a 0,48% mensual.

Pero espera, y el riesgo?

Queremos mantener este portafolio en un nivel similar al de un depósito a plazo.

Por eso creamos un mecanismo adicional que llamamos provisión: vamos juntando plata cuando los activos tienen un retorno mayor a la rentabilidad objetivo y vamos usando esa plata si es que la rentabilidad fue menor. Mientras esa provisión sea menor al 1,2% del fondo, no cobraremos comisión.

En resumen, solo cobraremos comisión si se cumplen dos escenarios:

  1. El fondo renta por sobre la rentabilidad objetivo.
  2. La provisión es al menos un 1% del patrimonio del fondo.

Entonces ¿qué me conviene?

Depende de tus objetivos de inversión. Es mejor invertir en un depósito a plazo que dejarla tirada en la cuenta corriente, pero es importante que sepas cuáles son las desventajas de hacerlo. Además, si tienes la opción de invertir con el mismo riesgo, mejor retorno y -quizás- sin comisión en Streep, por qué usarías un DAP?


Y esto es importante:

Infórmate de las características esenciales de la inversión en estos fondos mutuos. Están en sus reglamentos internos, que puedes ver en la CMF y en fintual.cl/docs.

Quizás te podría gustar también 👀