Artículos constitucionales techie

El 5% de las personas elegidas para escribir la Constitución tiene un background tecnológico: 5 en ciencias y 3 en ingeniería.

Así y todo, soy optimista, porque creo que ésta es una oportunidad única de dar ejemplos, algunos tecnológicos, al mundo que mira cómo llevamos este proceso político ya democrático y ya paritario.

Las isapres van a desaparecer y los derechos privados del agua también.

Y la Constitución creo se construirá a partir de lo básico: la salud y la educación (si puedo estar sano y aprender, el resto debiera darse, idealmente… creo). Porque están además relacionadas con el medioambiente, jubilación, desarrollo del país, ocio, felicidad, etc.

Se nos olvida que Chile ha sido pionero mundial (vacuna contra la hepatitis B, transferencias electrónicas gratuitas e instantáneas, proyecto Synco, por decir algunos) y ahora podríamos por ejemplo, ser los primeros en poner en la Constitución el derecho a acceso a internet (en Estonia es ley que el gobierno deba garantizarlo a una tarifa dada).

O ser el primer país en el mundo en incluir en su Constitución los neuroderechos relativos a privacidad mental, identidad personal, libre albedrío, acceso equitativo, y protección contra sesgos y discriminación. Que por muy bien que suene, habrá también que escuchar a quienes tengan reparos legales sobre lo ya propuesto como es el caso de los abogados Alejandra Zúñiga, Luis Villavicencio y Ricardo Salas.

Quizá no parezca un problema relevante hoy, pero debiera serlo en el futuro y una Constitución debiera tener vocación de futuro.

Por eso, si dos o tres de las 155 personas constituyentes leen esto, primero que todo, gracias por querer dedicar su tiempo a escribir la nueva Constitución.

Segundo, por favor inviten a exponer también a personas expertas en tecnología. La Constitución es el plan del país para los próximos años y necesitamos saber cómo va a conversar con la tecnología.

Tercero, un dato práctico (no entiendo cómo no lo han incorporado todavía abogados y abogadas en Chile, que de hecho serán el 40% de la Convención): usen un sistema de control de versiones git. No se pongan a escribir todo en un word incomprensible con extensiones Constitucion_Ultima_Version_Esta_Si_Que_Si.doc

Y cuarto y último, comparto la propuesta de primer artículo que el científico chileno, Humberto Maturana, nos revelara en Fintual en abril del año pasado:

"Art 1. nuestro propósito es convivir en el mutuo respeto, la honestidad y la colaboración".

Quizá y hasta podrían como rito, empezar cada sesión en la mañana leyéndola en voz alta.


Columna publicada originalmente en Economía y Negocios de El Mercurio en mayo de 2021.

Quizás te podría gustar también 👀