Plan Personal para el Retiro (PPR)

¡¡¡Todos moriremos!!!

Pero antes de llegar a ese momento ya sabes como enfrentar tu retiro. El sistema obligatorio que tenemos en México, mejor conocido como Afore, no es la única forma en la que podamos ahorrar para cuando seamos viejos, sino que también están los PPR o “Planes Personales para el Retiro”.

Estos son un ahorro voluntario que tiene beneficios no solo cuando los cobres en el futuro, sino que también te pueden ayudar a reducir tu pago de impuestos en la declaración de renta anual.

Te cuento!

Requisito de permanencia

Los PPR son una inversión a largo plazo y este ahorro lo puedes usar cuando cumplas 65 años. Ese tiempo “obligado” le llamaremos requisito de permanencia y más adelante te explicaremos por qué son importantes.

Solo puedes cobrar el ahorro de tu PPR antes de cumplir el requisito de permanencia en los casos de invalidez o incapacidad.

Los PPR es un ahorro complementario totalmente voluntario

Tú decides cuándo y cuánto dar. Esta es su gran diferencia con las Afore, en donde tienes que aportar un mínimo exigido por la ley. Como los PPR son un complemento a tu aporte obligatorio, puedes lograr alcanzar una pensión mucho más cómoda e incluso en menos tiempo.

Por todo esto los PPR son una buena opción, no importa si eres un freelance, comerciante o estás contratado por alguna empresa puedes generar un ahorro para retirarte, el cual tú mismo puedes ir creando mediante esta opción.

Ahora, sí! ¿A qué beneficios fiscales puedo acceder?

Los PPR están considerados dentro del artículo 151 de la Ley de ISR (Impuesto Sobre la Renta) que explica todo sobre las deducciones personales, las cuales únicamente las puedes considerar una vez al año en tu declaración anual como persona física.

Este artículo explica que podemos deducir las aportaciones que realicemos durante el año, siempre y cuando no rebasen el 10% del total de nuestros ingresos o lo equivalente a 5 salarios mínimos generales (de donde vivas) elevados al año.

Veamos un ejemplo con números:

  • Supongamos que vives en Ciudad de México y ganas $15,000 a la quincena, de una sola fuente de ingresos.
  • Tú aportas 2,000.00 a tu PPR cada vez que te pagan, por lo que al año tendríamos un cálculo aproximado a lo siguiente:

Ingresos anuales

15,000.00 x 24 quincenas = 360,000.00

Aportaciones anuales al PPR

2,000.00 x 24 = 48,000.00

Límite 10% de ingresos

360,000.00 x 10% = 36,000.00

Límite por Sueldo Mínimo General elevado al año

141.7 x 5 x 365 = 258,602.5

En este caso el monto a deducir serían los 36 mil pesos, ya que el límite menor es el correspondiente al 10% del salario acumulado anualmente. Y si es tu única fuente de ingresos en el año, lo más seguro es que consigas un saldo a favor en tu declaración de ISR, lo que te permite solicitar su devolución (la cual te llegará directo a tu cuenta de banco).

Para acceder a este beneficio fiscal es importante respetar el requisito de permanencia. En caso de que retires los ahorros sin cumplir la edad especificada, tus ahorros se convertirán en un ingreso acumulable junto con los intereses, es decir, pagarás impuestos por el monto total que hayas ahorrado y generado. Además, la institución con la que tengas tus ahorros está obligada a retener el 20% de lo que lleves ahorrado hasta el momento para dárselo al SAT como adelanto de tu impuesto.

Esperamos que con este artículo te animes pronto a crear tu propio Plan Personal para el Retiro y así tengas el suficiente dinero para una vejez feliz.

Quizás te podría gustar también 👀

Qué es la bolsa de valores

Cómo elegir bien el riesgo de tus distintas inversiones

¿Cuándo es el mejor momento para invertir?