Celebrity Deathmatch: Neil Young vs Joe Rogan

Neil Young nació en Toronto en 1945, el año que terminó la Segunda Guerra Mundial. A los 5 años le dio polio y no alcanzó a recibir la vacuna porque su distribución llegó a la mayoría a mediados de la década del 50. Neil Young solo se acuerda que le costaba caminar y perdía el equilibrio. Una vez le preguntó a su hermano en broma: “¿no me morí esa vez, o sí?”.

Joe Rogan nació en New Jersey el 66 y se hizo comediante en la zona de Boston. Su papá lo abandonó a los 6 años. Rogan dijo que  a esa edad aprendió que no podía confiar en la gente. A los 7 años iba solo a mirar un show de magia en el barrio Fisherman’s Wharf. El padrastro del comediante era un hippie de San Francisco que probablemente escuchaba la música de Neil Young.

Este es el enfrentamiento entre los dos que hizo que las acciones de Spotify bajaran 12% el 28 de enero.

La pelea en Spotify

  • Spotify le pagó USD 100 millones de dólares a Joe Rogan para tener la exclusividad de su podcast, uno de los más escuchados del mundo. A Joe le gusta invitar a su podcast a personas notables y controversiales, que quizás hayan sido funadas o ignoradas por los medios más mainstream (como el intelectual Jordan Peterson, que hipnotiza con su oratoria). El 31 de diciembre invitó a su programa a un virólogo que criticó el uso de mRNA para la vacuna contra el Covid19. El invitado además se atrevió a decir un delirio: que los hospitales se les incentivaba financieramente para registrar muertes.
  • Por estas declaraciones antivacunas del invitado de Joe Rogen, el cantante Neil Young decidió retirar toda su música de Spotify como protesta. Quizás los malos recuerdos de no haberse podido vacunar contra polio influyeron y ahora ya no se puede escuchar “Old Man” en Spotify. Neil Young compuso esa canción cuando se compró un rancho al Norte de California gracias a lo que había ganado con su música. "Era un hippie millonario", decía. Ahí conoció a un viejo cuidador que le preguntó mientras miraban un lago: “¿cómo un joven como tú puede comprar un rancho así?”. "Solo tuve suerte, mucha suerte” le dijo, y el viejo- y perdón por no traducir de inmediato, pero se perdería el tono- le respondió: “Well that’s the darndest thing I ever heard” (“bueno, es lo más sorprendente que he escuchado”). Eso fue lo que inspiró a Neil Young a escribirle “Old man, look at my life I'm a lot like you were” (“anciano, mira mi vida, soy muy parecido a ti”).
  • Algo que pocos saben de Neil Young es que el 2014 sacó su propio reproductor de música digital de alta resolución llamado Pono. Juntó en Kickstarter 6 millones de dólares para hacerlo, pero fue un fracaso y se descontinuó el 2017 porque no pudo con los costos. Por mucho tiempo tampoco quería publicar su álbum On the beach en CD ni en MP3 porque le cargaba la compresión de sonido. En ese sentido, no sé qué tanto le dolió salirse de Spotify. En la carta abierta que escribió diciendo que se iba de Spotify mencionó que era “un bonus inesperado” salirse porque su música suena mejor en cualquier otro lado.
El reproductor obsoleto que inventó Neil Young para competir contra los IPod.
  • Joe Rogan pidió perdón en este video por esparcir información poco acertada sobre un tema tan sensible como el Covid-19, pero dijo que no sabía en ese momento que era información incorrecta porque la pandemia ha estado llena de errores de precisión y conocimientos por su complejidad. Pidió perdón a todos los que se enojaron y creo que quería que Neil Young lo escuchara, porque dijo que le encantaba su música. Anthony Pompliano, un inversionista famoso que invierte en empresas en etapas tempranas, tuiteó después de ver la disculpa que entendía por qué el comediante era tan popular y famoso: “racional, mesurado, sabe pedir disculpas y es genuinamente curioso”. A eso yo le agregaría que tiene una “bonita voz”.

Por qué a Spotify le interesan los podcasts y los defiende más que a los músicos como Neil Young

Los royalties que hay que pagar a los músicos son un costo variable para Spotify y no es barato. Eso hace que le cueste subir sus márgenes (que están estancados en aprox. 25%) porque cada vez que alguien escucha música hay que pagarlos. En cambio con los podcasts no está ese costo y es una oportunidad de crecimiento:

  • Además de comprar el podcast de Rogan, Spotify está comprando Anchor, la empresa que publica podcasts a USD 150 millones, Megaphone que es una plataforma de ads a USD 235 millones y la empresa Gimlet Media a USD 230 millones, entre otras.
  • Es un poco triste, pero pareciera que la partida de Neil Young podría ser un favor para Spotify: por el morbo de la controversia con Joe Rogan, más personas escuchan su podcast sin costos variables. Y Spotify se ahorra pagar royalties a algunos músicos que se fueron como Neil Young y Joni Mitchell. Lo triste es que estos clásicos tampoco se escuchaban tanto, como refleja este tuit que insinúa que Neil Young no era el artista correcto para la protesta, no era el que podía hacer la diferencia.

El New York Times dice que toda esta pelea es más grande y que la hemos escuchado antes: Facebook y Alex Jones; Twitter y Donald Trump; YouTube y PewDiePie; Netflix y Dave Chappelle. Es un conflicto de grandes medios: ¿Apoyamos la libre expresión aunque haga daño? ¿Censuramos? ¿Qué censuramos y por qué?  El hecho de que ahora le toque Spotify nos dice que aspira a ser un medio que crea y hace curatoría de contenido, no solo un servicio de streaming.

Yo creo que el revuelo de esta pelea también tiene que ver con schadenfreude: es el placer que se siente cuando ves que a alguien (exitoso) le pasa algo malo. Ver al musculoso y chistoso Joe Rogan enredado y pidiendo perdón debe haber sacado algunas sonrisas secretas.


Si te gustó este artículo y tienes un comentario o algo para complementarlo, escríbenos a cartas@fintual.com. Publicamos las más destacadas.

Quizás te podría gustar también 👀