De la noche a la mañana, una tragicomedia chileno-argentina sobre la mala suerte

¿A quién le hace mal una comedia indie de vez en cuando? Creemos conocerlas: tienen personajes deambulantes y confundidos, situaciones patéticas vistas con humor y un cariño que se transmite porque se nota que no fue fácil cumplir el sueño de hacer la película en cuestión.

Y a veces tienen una vuelta interesante. En este caso, el estreno es De la noche a la mañana, una producción entre Chile y Argentina, filmada en ambos países y con actores de ambos lados de la cordillera, como Esteban Menis, Manuela Martelli y Alejandro Goic.

Un tipo desafortunado

Esteban Menis (¿recuerdan la serie web Eléctrica?) es Ignacio, nuestro protagonista y un clásico perdedor adorable. Es fácil identificarse con él, porque Ignacio es un manojo de nervios, inseguro, siempre pidiendo disculpas, atragantándose al hablar y arrepintiéndose después de cada movimiento torpe que da.

Después de dar una clase de arquitectura en la facultad en Argentina, lo invitan a Chile a dar una charla en la Universidad de Valparaíso. Esa noche, su novia le dice que está embarazada. Con culpa y un poco confundido, Ignacio decide viajar de todas maneras.

Viaja en avión ignorando el miedo que les tiene, le pierden las maletas al llegar a Santiago, nadie lo va a recoger al aeropuerto, llega a Valparaíso, se encuentra con que la universidad está en toma, le roban la billetera y el celular. No sabe qué hacer.

Ignacio reacciona a todo esto de forma atolondrada. Deja que le sucedan las cosas sin saber imponerse, aún no sabiendo plantarle cara a la vida. Nos daría rabia si es que no sintiéramos que nos podría pasar a nosotros también. Cuando estás estático, las cosas te pasan, y quizás ese es el problema. Así empieza su viaje.

Quién no ha deambulado por Valparaíso

Si todo lo anterior puede sonar burdo, calma, que está tratado con una distancia y sutileza suficientes como para que cause autocompasión y risa nerviosa más que exasperación. La identificación aquí es clave y se logra.

Lo que viene después es el deambular de este hombre confundido. Pareciera tener que tomar una decisión que –sorpresa– no se está tomando sola.

La película deambula con él, lo que nada tiene de molesto. Es agradable avanzar por situaciones inconexas y absurdas con este personaje: una fiesta under de jóvenes, acompañar a Manuela Martelli a buscar casa para arrendar, andar en velero con un Alejandro Goic intenso, un ataque de pánico ocasional, el constante peligro de terremotos.

De la noche a la mañana refleja cómo es quedarte en un lugar porque aún no te das cuenta de que te quieres ir. Puede ser un lugar físico o una situación por la que estés pasando, eso lo sabrás tú, pero aquí se ve clarito entre planos hermosos de Valparaíso y sus calles.

Esta peli no tiene nada de pretenciosa. Y, si lo que retrata parece trivial, es tan sencilla y honesta en las situaciones que plantea que su irrelevancia se vuelve una fortaleza. Porque es comolavidamisma y lavidamisma puede no ser siempre emocionante, pero la acumulación de sucesos que ocurren nos dejan un par de reflexiones interesantes, una pregunta u otra y, ojalá, algo de autoconocimiento.

Nota de riesgo

No es nada que no hayamos visto antes, por lo que la dejaremos como conservadora. Sin embargo, para los amantes de las películas sencillas y quienes creen que siempre se podría ver más a Valparaíso en el cine, será un agrado pasar un rato deambulando con De la noche a la mañana.

¿Dónde ver De la noche a la mañana?

La película se estrenó en Chile en una serie de cines alternativos:

  • Teatro Condell Insomnia: Avant Premiere 7 de julio.
  • M100: Desde el 7 de julio.
  • Cineteca Nacional: Desde el 7 de julio
  • Akana: 7 y 8 de julio.
  • Cinecon: 8 de julio
  • Cine -1: 23, 24 y 25 de julio.
  • CC Coyhaique: Desde el 14 de julio.
  • San Antonio: 27 de julio.
  • Corporación Puerto Montt (Diego Rivera)
  • Cultura Ovalle
  • Centro Arte Alameda.

Quizás te podría gustar también 👀