Mitos y verdades de los paneles solares en Chile

El año 2016 Al Gore–ex vicepresidente de Estados Unidos–se paseaba por el mundo promocionando la segunda parte de su documental sobre el cambio climático. Nada nuevo para uno de los protagonistas en la cruzada contra el calentamiento global. Lo que sí llamó la atención fue uno de los ejemplos que usó para hablar de energías renovables no convencionales (ERNC).

«Este ejemplo me emociona», dice Al Gore, antes de ponerse a hablar de «un país en vías de desarrollo pero con muy buenas políticas». Y ese país no es otro que Chile:

La proyección en la producción de energía renovable de Chile se dispara por las nubes y el público rompe en aplausos. Momento de orgullo nacional.

Igual, tampoco sorprende tanto: Chile es uno de los países con mejor radiación solar en el mundo. Podríamos ser la Arabia Saudita de los paneles solares.

El uso de energía solar en Chile

Pero la verdad es que en Chile usamos bastante poco la energía solar en nuestras casas, a pesar del optimismo del viejo y querido Al. En nuestro país hay aproximadamente 12.000 casas con paneles solares. Y de cada 295 paneles que se instalan en Chile, solo 1 se pone en una casa. Los 294 restantes van a grandes centrales o techos industriales. En otras palabras, tenemos mucha energía solar, pero muy poca se va al uso residencial. Esto, a priori, no es malo, pero los beneficios de la energía solar no le están llegando a las personas en su día a día. Somos líderes en energía solar, pero no lo vivimos.

Para hacernos una idea, en Estados Unidos 1 de cada 6 paneles solares se instalan en una casa.

¿Qué necesito para poner paneles solares?

Literalmente son solo dos cosas: un techo donde poner los paneles y una conexión a la red eléctrica.

Por lo mismo es que esto no funciona bien para los que viven en departamentos: no hay dónde poner los paneles. El techo del edificio es de toda la comunidad de copropietarios y no de alguien en particular, aunque se pueden instalar paneles para los espacios comunes y así bajar los gastos comunes 👍.

Respecto al segundo punto de una conexión eléctrica, es importante porque es lo que te permitirá vender los excedentes a la red, pero obvio que hay excepciones. Por ejemplo, podrías olvidarte de la red eléctrica si incluyes baterías, pero ese es un tema aparte.

Muchos piensan que cuando hay nubes los paneles no funcionan, pero eso es falso. Siguen generando electricidad, solo que en menor medida. Los paneles funcionan transformando la luz del sol en electricidad, por lo que mientras lleguen rayitos de sol, el sistema funciona. Por lo mismo es que hay muchas partes de Chile donde tiene sentido instalar paneles.

Aquí se combinan dos factores. Lo primero es la radiación solar: mientras más sol, mejor. Y lo segundo es el precio de la electricidad. Hay lugares en que la radiación no es tan buena, pero la electricidad de la red es tan cara, que igual tiene sentido instalar paneles para empezar a ahorrar. Por lo mismo creemos que hace sentido económico en ciudades que quizás no te imaginabas, como Temuco.

¿Qué significa esto en plata?

Cada casa que no tiene paneles solares está dejando plata botada sobre la mesa (o sobre el techo). Para una casa promedio chilena, instalar paneles se traduce en aproximadamente $1.300.000 pesos directos para el bolsillo. Así de simple. Para los escépticos, esto es ya habiendo descontado la inversión y considerando toda la vida útil de los paneles y una tasa de descuento apropiada.

El ahorro que generan los paneles viene de 2 fuentes. Primero lo obvio: en vez de estar consumiendo electricidad de la red, usas la de los paneles, o sea, bajas la cantidad de energía que compras de la red.

El segundo componente del ahorro, es que le puedes vender a la red toda la energía solar que te sobra. Imagínate que son las 3PM en un día de enero a pleno sol… tu casa está vacía. Nadie usa toda esa maravillosa electricidad que generan los paneles: entonces se inyecta a la red y se vende.

Algunos dicen que venderle a la red es malo porque te compran la electricidad a un precio más bajo del que tú les compras a ellos. Es verdad. En promedio te pagan entre un 60% y 70% de lo que te cobran, por lo que la idea es inyectar a la red lo menos posible. Pero ojo, igual es conveniente inyectar: aunque paguen menos, todavía es harto. También puedes instalar baterías en tu casa para almacenar esa electricidad y usarla más tarde.

Aporte al medioambiente

El planeta está contaminado hasta el cuello, y poner paneles solares en la casa aporta un granito de arena para mejorar esta situación. Pero lamentablemente muchas acciones contra el cambio climático se han prestado para el marketing y no es fácil diferenciar lo que es real y lo que no. Los gringos le llaman a esto green washing. Básicamente, decir que algo es verde, sustentable o ecológico solo para generar una buena impresión.

Pero aquí te voy a dar dos datos que sí son reales. Lo primero, es que el 2021 el 54% de toda la electricidad generada en Chile provino de fuentes termoeléctricas contaminantes. Cuando consumes tu energía de la red, estas obteniendo tu energía de esas fuentes. Cuando tienes paneles solares, tu energía es 100% limpia (a excepción de cuando los paneles generan menos de lo que consumes, por ejemplo en la noche).

El segundo dato concreto es que en el sector urbano de Santiago hay 6.692.000 árboles. Considerando que en el Censo 2017 habían 2.286.103 viviendas urbanas en la Región Metropolitana, podríamos decir que hay casi 3 árboles por vivienda. Perdón lo Santiago-céntrico, seguramente esta cifra es diferente en otras partes de Chile. ¿Y esto qué tiene que ver con la energía solar? Las emisiones que evitas al instalar paneles en tu casa equivale a plantar 20 a 25 árboles. Imagínate, es como plantar un tremendo bosque virtual.

¿Cómo puedo poner paneles en mi casa hoy día?

Los últimos meses nos hemos pasado hablando con gente para entender cómo les ha tocado interactuar con paneles solares. Y hay una cosa que se repite en casi todas las conversaciones: muchas personas vienen pensando desde hace tiempo en tener paneles, pero no han concretado el plan. Es que cambiarse a energía solar hoy día no es tan fácil. Lo primero que uno piensa es en preguntarle a la familia y amigos y ver si conocen a alguien que tenga paneles para preguntarle cómo y con quién lo hizo. Ahí altiro nos caemos, porque casi nadie tiene paneles así que el boca a boca mucho no funciona 😕.

Así ha avanzado el total de casas con paneles en los últimos años. Pero ojo, el potencial está más o menos en los 3.000.000 de casas con paneles. Nos falta, pero no podemos perder la fe, ¿no Al?

Esto significa que tengo que empezar a Googlear empresas que nunca he escuchado para que vengan a ver mi techo. Da lata hacer eso, yo quiero tener paneles y chao. Después, si quieres cotizar con 3 empresas para tener una mejor idea del precio, significa que tienes que recibirlos a todos en días separados para que vean la factibilidad. Y para más remate, después de 1 mes cotizando y pasar por todo esto, me entero que los paneles cuestan varios millones y no tengo cómo pagarlos. Y así es como la mayoría de las personas motivadas se caen. Ni siquiera hemos hablado de todo el tiempo que demora obtener los permisos una vez que instalaste los paneles, esa es otra frustración.

El punto es: la experiencia de cambiarte a energía solar hoy día es pésima. Y eso es lo que queremos cambiar con Ruuf. Digitalizamos el proceso de diseño, cotización, financiamiento y compra de paneles para que sea super fácil y rápido. ¿No me crees? Entra a www.ruuf.cl y prueba tú mismo 🙂.

¿Cómo puedo financiar los paneles?

El financiamiento es uno de los puntos más importantes para que los paneles solares se masifiquen a nivel residencial. En este post hablamos sobre las distintas opciones de financiamiento que existen y podrías tener disponible. En Ruuf estamos ofreciendo algo único: puedes tener tus paneles solares sin pagar nada y empezar a ahorrar plata desde el día uno. Corta.

¿Cómo dice qué dijo?

Ofrecemos financiamiento que se ajusta muy bien a los paneles solares. La gracia es que los paneles van a llevar tu cuenta de la luz casi a cero, y en vez de seguir pagando tu cuenta de luz como venías haciendo, vas a pagar una cuota mensual que es más baja. Puedes empezar a ahorrar entre 10% y 20% de un plumazo.

Quizás te podría gustar también 👀