La literatura mexicana en tiempos de Amazon

En 2007, Amazon sacó al mercado la Kindle, su lector de libros electrónicos. Aunque los e-readers habían aparecido desde 1998 dentro de compañías como Sony y NuvoMedia, la Kindle marcó un hito nunca antes visto en el mercado editorial: se agotó en cuestión de horas. Las expectativas se dispararon. Pronto, algunos oráculos anunciaron el final del libro físico.

Quince años después, sabemos con certeza dos cosas: 1) al libro físico le queda una larga vida ya que posee un valor irremplazable para los lectores y 2) Amazon tiene indiscutiblemente la capacidad de cambiar paradigmas en la industria editorial. En México, probablemente estemos ante uno de esos cambios.

Desde el año pasado, Amazon México, junto con la Presidencia de la República a través de la Estrategia Nacional de Lectura, concede el Premio Primera Novela a un escritor mexicano con el objetivo de impulsar su carrera. De esa manera, la compañía estadounidense no apoya solo en la promoción de la literatura mexicana, sino que se involucra directamente en la consolidación de nuevos talentos.

Así, a finales de agosto, el segundo Premio Primera Novela se entregó a Furia de Clyo Mendoza, una joven escritora oaxaqueña que con esta obra pasa de la poesía a la novela. Mendoza publicó anteriormente dos poemarios: Anamnesis (Cuadrivio, 2016) y Silencio (Editorial del Estado de México, 2018), que la hizo merecedora del Premio Sor Juana Inés de la Cruz.

De entre 80 novelas, se eligieron también como finalistas a Niebla de Laura Baeza, Pompeyo muerto de Marcela García Machuca y Anna Thalberg de Eduardo Sangarcía. Además, el jurado estuvo conformado por escritoras mexicanas de gran reputación como Laia Jufresa y Fernanda Melchor, así como el reconocido guionista Guillermo Arriaga.

Furia: una novela sobre el eros y la ira

Furia es una novela sobre el amor y la locura, sobre la violencia como una carga maldita. En medio del desierto y una guerra, las vidas de varios personajes se entrecruzan. Lázaro y Juan son desertores de bandos enemigos, que huyen y se convierten en amantes. También es la historia de Vicente Barrera, un vendedor de hilos, que pasa sus últimos años de vida enloquecido y convertido en un perro. Y por último, es también la historia de María y Salvador, cuyo amor los fusiona hasta límites inimaginables.

La novela ha sido destacada en la crítica por su uso del lenguaje. La voz lírica que Mendoza construyó en sus dos poemarios anteriores se manifiesta también en su primera novela. Esa voz sostiene su narración construyendo imágenes y voces enigmáticas, ancladas a parajes campesinos desolados, lo que ha llevado a algunos críticos y lectores a comparar la novela con Pedro Páramo de Juan Rulfo.

En México, la novela fue publicada por la editorial independiente Almadía, también de origen oaxaqueño. O bien, puede comprarse como e-book en Amazon o leerse con una membresía de Bookmate.

Las nuevas oportunidades

En 2015, cuando Amazon empezó operaciones en México, el comercio electrónico estaba dominado por empresas como eBay y Mercado Libre, como ocurre en otros países latinoamericanos. Sin embargo, ninguna de estas compañías estaba enfocada también en la industria editorial.

La venta de libros ha estado en el corazón de Amazon desde sus inicios y le ha acompañado en todas sus empresas fuera y dentro de los Estados Unidos. Por eso, tiene sentido que de las doce categorías de productos con las que el gigante del retail llegó a México, tres estaban directamente relacionadas al mercado editorial: libros, ebooks y e-readers.

Además, trajo consigo dos novedosos servicios para la industria del libro: Kindle Direct Publishing y la impresión bajo demanda. Ambas han permitido a miles de escritores empezar su carrera literaria a través de la autopublicación. La impresión bajo demanda (cuya metodología consiste en imprimir únicamente ejemplares bajo pedido) ayuda a autores y editoriales independientes a sortear los altos gastos de impresión y distribución que por lo general solo las grandes compañías tienen la capacidad de absorber sin comprometer sus ganancias.

No es cosa menor abrir nuevos canales para los autores de habla española. El mercado de la literatura en esta lengua se encuentra dominado por dos editoriales: Penguin Random House y Planeta, quienes también conceden prestigiosos premios en distintos países iberoamericanos. Para muchos autores y lectores, las prácticas acaparadoras de estos dos sellos han significado menos posibilidades para publicar y también menos propuestas literarias que leer.

Amazon y la literatura mexicana

El gobierno mexicano, en palabras de Eduardo Villegas Megías, promotor de esta alianza y ahora embajador en Rusia, buscó esta vinculación para que Amazon ayude a impulsar a los escritores emergentes del país. De esa forma, tanto finalistas como ganadores cuentan con el apoyo de la empresa para promover su obra. Esto robustece también el catálogo de la compañía, que tuvo dificultades para posicionarse en el mercado mexicano del libro durante sus dos primeros años por la falta de oferta de literatura latinoamericana en su catálogo.

Al establecer estas alianzas con el gobierno, Amazon busca colocar su marca como un referente en la literatura nacional. Ya no es cuestión únicamente de las ventas, se trata también del prestigio. Este movimiento trasluce una mejor comprensión de la empresa sobre el medio literario mexicano, bastante diferente al estadounidense. Ahora, su nombre pasa a estar vinculado a los procesos que configuran qué es la literatura nacional y qué no.

¿Qué pasará con el mercado del libro? ¿Está la literatura mexicana ante un cambio de paradigma? Eso dependerá bastante de las siguientes ediciones del premio y de que los autores premiados se consoliden como escritores con grandes propuestas literarias. Como siempre, el tiempo lo dirá. Pero sin duda Amazon está apostando fuerte a cambiar el mercado del libro como lo entendemos hoy.

Quizás te podría gustar también 👀