Cómo mejoramos la política de paternidad y maternidad sin esperar a que la ley nos obligue

En Fintual estrenamos política posnatal: igualamos la licencia de maternidad en Chile y México, y ampliamos el permiso de paternidad a tres meses. Wow.

Esto supera por mucho los 5 días de permiso por ley que tienen los nuevos padres en ambos países y duplica la licencia para las mujeres que trabajamos en México.

Licencia postnatal por género en días

Las licencias de maternidad y paternidad son de los indicadores más puntuales de desarrollo y avance de cada país en temas de género y como empresas podríamos superarlas sin esperar a que la ley nos obligue.

Además, provocan un efecto en cadena que podría cambiar generaciones enteras. En mi caso, por ejemplo, esta medida cambió mi idea de mudarme a Suecia y gastar mis ahorros de diez años solo para ser madre.

Esta es mi veldá

Un guiño a un personaje y meme en México

En México las mujeres tenemos solamente 84 días de licencia de maternidad. Mientras que en Chile, 126.

En otros países como Suecia, Noruega o Inglaterra tienen 240, 315 y hasta 365 días de licencia.

Esto es algo grave cuando existen convenios internacionales que recomiendan 126 días o mínimo 98: un tiempo considerable de recuperación física y de atención crucial en el desarrollo cognitivo y afectivo de un bebé (o guagua en Chile).

Enterarme de esto me marcó de por vida. Primero desistí de querer tener cinco hij@s (obvio), pero también me hice la idea de tener que pausar mi carrera para ser madre. No había forma de parir y regresar a trabajar en tan poco tiempo.

“¿Qué tal si ahorro mensualmente e invierto ese dinero por diez años? Y con eso sobrevivo esa pausa obligada de maternidad”.

“¿Y si soy madre en otro país? ¡¿Qué tal Suecia?! Le podría poner Jerome a mi hijo, como la canción de Lykke Li”.

La licencia de maternidad es uno de los principales indicadores de protección de los derechos humanos de las mujeres.

Ofrecer un permiso remunerado le permite a las trabajadoras no entorpecer su desarrollo como profesionales.

Pero... ¿Y la plata?

Entre el ahorro a diez años y mi mala pronunciación de las vocales en sueco, me sentía un poquito más protegida para esa etapa de mi vida, asumiendo cierta pérdida a mis ingresos. No sólo por el tiempo que no trabajaría, sino también a mi regreso a la vida laboral y retiro.

Las mujeres ganan 23% menos que los hombres a nivel mundial, y esa brecha es mayor para quienes tienen hij@s.

Esa penalización salarial la padecen todas las madres cuando regresan a trabajar, entre que se les pone en duda su compromiso con la empresa y dejan de ser candidatas a ascensos o puestos más altos.

Esto lo explica mejor el capítulo “Por qué las mujeres ganan menos” de la serie En pocas palabras de Netflix y Vox, por si quieres entender mejor.

Pero, ¿qué pasaría si mi pareja también pausara su carrera?

Para instituciones como la OCDE, las licencias de paternidad son una solución a largo plazo para cambiar la concepción cultural generalizada de que como mujer y futura madre me corresponde el cuidado y la crianza de mis hij@s.

Y es una medida crucial para evaluar el compromiso de los países y las empresas por la equidad e igualdad de género.

Por eso este cambio en Fintual.

Creemos que si los gobiernos y las empresas en el mundo siguen pensando que somos nosotras quienes tenemos que pausar su carrera y ganar menos por ser madres, estamos condenadas a más generaciones de mujeres:

  1. Que envejezcan pobres: esa pausa puede costarles no solo una reducción en su sueldo de los siguientes años, sino incluso también en su retiro.
  2. Y con mayor desgaste físico: al creer que el cuidado de los hij@s es solo su responsabilidad, seguirán dedicando más del doble de horas que los hombres a las tareas domésticas.
  3. Pocos perfiles C-Level: hay empresas que consideran que las mujeres no podrían tener el mismo foco siendo madres y dejan de ser candidatas para puestos más altos.

Con esto ya no tengo que pausar mi carrera, ni gastar mis ahorros en ser madre. Podría usarlos en el enganche de una casa, pagar una maestría en Suecia o simplemente seguir ahorrando.

Ahora solo tengo que pensar otros nombres para mis futuros hij@s en México. Acá me puedes dejar ideas para sustituir el Jerome (por la canción de Lykke Li). Siento que no se lleva con Bonilla.

Si te gustó este artículo y tienes un comentario o algo para complementarlo, escríbenos a cartas@fintual.com. Todas las semanas publicamos las cartas destacadas de nuestros lectores.

Quizás te podría gustar también 👀