5 cosas que tienes que saber de las tarjetas de crédito

Las tarjetas de crédito pueden ser un gran aliado o un dolor de cabeza. Aprende cómo ganarle al sistema sacándole provecho a los beneficios que tienen las tarjetas de crédito.

1. No uses la tarjeta para endeudarte y paga siempre el total, no el mínimo

Los bancos ganan plata con las tarjetas de crédito cuando te endeudas. Los intereses son altísimos y las cartolas suelen ser difíciles de entender.

Si vas a sacar una tarjeta de crédito, trata de no comprar cosas sin tener plata para pagarlas (es decir, no compres con crédito). La idea es usarla para aprovechar los beneficios y, si no te queda otra, es bueno saber a qué te enfrentas.

Este es un ejemplo de la cartola de mi tarjeta de crédito. Es difícil de entender y aún más difícil de explicar. Además, las tasas de interés son grandes y no reflejan el costo total del crédito.

Para ver el costo total hay que mirar el CAE o Carga Anual Equivalente, que proyecta el crédito a un año e incorpora otros gastos relacionados como comisiones, impuestos, multas. Si te fijas, es mucho mayor a la tasa de interés mensual anualizada.

Lo importante:

  • Si no pagas el total de tu tarjeta generarás interés rotativo, es decir, la tasa mensual que se va a aplicar sobre el monto facturado pendiente de pago.
  • Si pagas en cuotas generarás interés por pago en cuotas.
  • Si sacas plata del cajero, generarás intereses por avance en efectivo.

Además, pagar el total es un buen ejercicio: si te cuesta pagarlo quizás estás gastando demasiado.

Ojo con las promociones de cuotas sin interés. Pueden tener cobros por comisiones e impuestos. Revisa el CAE de la promoción para ver el costo real.

2. Paga todo lo que puedas con tu tarjeta

Las tarjetas de crédito, además de los beneficios de su sello (Mastercard o Visa), usualmente están asociadas a un programa de recompensas manejado por el banco.

Millas LATAM en el Santander, Dólares Premio en el Banco de Chile o Puntos CMR son algunos ejemplos.

Pagar tus compras con tarjeta no tiene un costo adicional para ti (si eres ordenado con los pagos), ya que el costo lo asume el comercio. Por cada compra acumularás puntos y, si eres paciente, los vas a poder canjear por buenos productos.

Si eres constante te puede alcanzar perfectamente para un pasaje a Estados Unidos o Europa al año.

3. Tener un cupo bajo te ayuda a alcanzar más beneficios

Si bien tener un cupo bajo puede sonar poco atractivo, en realidad es una buena práctica.

Primero, tener un cupo bajo te va a ayudar a no endeudarte en montos altos si es que estás tentado a hacerlo.

Y segundo, al tener un cupo bajo vas a poder cumplir las metas de compra que te entregarán beneficios extras más fácil. No importa si gastas más que tu cupo, puedes prepagar la tarjeta para liberar cupo.

Esto último es clave. Hoy mi tarjeta del Banco Santander conserva el cupo inicial de $400.000 que me dieron cuando estaba en la universidad.

Ahora que estoy trabajando y recibo un sueldo me han ofrecido subir ese cupo varias veces, pero lo he rechazado. ¿Por qué? Porque con un cupo más bajo cumplo las metas de compra más fácil.

Por ejemplo, el mes pasado el Banco Santander lanzó una promoción en la que te daban 10.000 millas LATAM extras si cumplías una meta de compra por 2 meses.

Como mi cupo es de $400.000, mi meta de compra no podía superar ese monto. Gané 10.000 millas, que alcanzan para un pasaje a cualquier parte de Chile. Completando 3 promociones de este tipo al año estarías cerca de un pasaje a Estados Unidos.

Aunque no todas las tarjetas funcionan con meta de compra. La CMR, por ejemplo, es por monto gastado.

4. Si vas a viajar, compra tus pasajes con tu tarjeta de crédito

Una vez estaba en un crucero y me intoxiqué. Como estaba navegando y me sentía muy mal, la única alternativa que tenía era ir a la enfermería del barco. La consulta de 15 minutos me costó 300 dólares. Sí, 300 dólares. 240 lucas. Salí de la consulta peor que cuando entré.

Cuando llegué a Chile intenté probar el seguro de mi tarjeta de crédito. Cuando compras los pasajes con tarjeta de crédito puedes usar beneficios como el seguro médico sin costo.

Llené la solicitud y en 2 semanas me mandaron un cheque cubriendo todos los gastos. Espectacular!

Otro seguro que siempre uso es el de arriendo del auto. Cuando arriendas un auto, en general no deberías arriesgarte a manejar sin seguro. Yo en general no tengo muy buena suerte con los autos. La técnica es declinar, porque ya tienes un seguro con tu tarjeta de crédito. Y es sin costo para ti siempre que pagues los pasajes y el arriendo con la tarjeta.

Disclaimer: revisa con tu banco los seguros asociados a tu tarjeta y qué cupos tienes, para que no te lleves sorpresas si sigues estos consejos.

5. Si te ofrecen una tarjeta en la universidad, tómala

En la universidad abrí cuenta en el Banco Santander, Banco de Chile y Banco BICE. Me dieron tarjetas de color negro, la con más beneficios, y sin estar trabajando!

Abrir cuentas en la universidad es una buena oportunidad para obtener estas tarjetas sin contar con un sueldo y sin pagar mantención.

Si la quieres sacar al momento de trabajar, para optar por una tarjeta negra te pueden pedir un sueldo cercano a 2 millones líquidos y pagar comisiones mensuales.

Quizás te podría gustar también 👀