Yellowjackets

En 1996, un grupo de estudiantes mujeres forman parte del equipo de fútbol de un colegio. Quedan en las nacionales, así que felices y emocionadas toman un avión que las llevará a su destino. Pero, tras una turbulencia, el avión se cae a mitad de camino, dejando a las sobrevivientes solas y perdidas en medio de un bosque.

En el 2021, son adultas con vidas aparentemente normales, pero debajo de eso esconden secretos. ¿Qué le pasó al resto de las chicas? ¿Qué hicieron ellas para sobrevivir? ¿Cómo les afecta ahora lo sucedido en el bosque? Yellowjackets se guarda un montón de sorpresas y, por lo mismo, se está convirtiendo en la serie adictiva del verano.

La serie del canal gringo Showtime debutó el noviembre pasado y ya está concluyendo su primera temporada. Lo que al principio parece una premisa potente y oscura solo se complejiza más y más a medida que avanza. Es una mezcla de géneros, desde el thriller de supervivencia, el terror psicológico y el drama adolescente, mezclado con elementos paranormales, humor y… canibalismo.

El equipo de Yellowjackets

Pero vamos para atrás. Las chaquetas amarillas son un equipo de fútbol que reúne a chicas muy distintas. Está Jackie, la típica abeja reina popular; Shauna, su amiga retraída; Nat, la alternativa buena para carretear y Tai, pragmática y líder natural. Pero en el grupo también hay una posible vidente y una fanática religiosa. Por qué no, son los 90s. Y la serie hasta ahí reúne elementos suficientes para contar una teleserie teenager de celos, traiciones y amistad femenina. Pero añadamos el setting del bosque infestado de lobos que las matará de hambre en semanas y ya se parece un poco más a Viven, la historia real de los rugbistas uruguayos que se perdieron en los Andes. Yellowjackets es violenta y gráfica, dándole un giro a lo que pensábamos que podían ser las series femeninas para adolescentes.

Como si fuera poco, se enfoca también en las vidas de las sobrevivientes cuando adultas (con un elenco que incluye a Christina Ricci, Melanie Lynskey y Juliette Lewis). La serie examina los efectos del trauma que las mujeres vivieron y que se llevarán el resto de sus vidas. Pueden intentar ser amas de casa perfectas o tener puestos de trabajo importantes, pero guardan secretos y heridas que no han dejado que nadie más vea. Así, formaron un vínculo, escondiendo cosas de sus familias y de nosotres, les espectadores. Todos los ingredientes para crear un drama jugoso y adictivo.

Esta ambiciosa mezcolanza de géneros y temas ha resultado en la serie revelación de los últimos meses. Cuando parecía haber un vacío de programación adictiva entre tanto inagotable contenido, aparece esto. Algo nuevo y diferente con un rango amplio que va desde la televisión prestigiosa y oscura que nos gusta, hasta la tevé basura y adictiva que nos gusta aún más. Yo al menos me vi los 9 primeros capítulos en 3 días y no he parado de recomendarla. Lo mismo hizo Stephen King en un tuit, así que pueden confiar.

Además, su segunda temporada ya se aprobó, por lo que estaremos escuchando de ella un buen tiempo.

La serie está en el streaming de Paramount, pero también la pueden encontrar en otras partes.

Nota de riesgo:

Las series con protagonistas femeninas están pegando y el drama teen nunca morirá, así que por ese lado es bastante segura. ¿Pero gore, canibalismo y paranormalidades? Ni Lost se atrevió a tanto. Eso al tiro le da algo de riesgo a esa apuesta, por eso la clasifico como moderada.

Quizás te podría gustar también 👀