Fimtualism: "¿Un robot puede superar al mercado?"

Fimtualism es una sección en la que explicamos memes financieros. El meme de esta edición nació de la película "Yo, Robot" del 2004 y está basado en el meme "Can a robot write a Symphony ".


En inversiones no existe una regla mágica para ser exitoso.

En general, quienes participan en el mercado tienen distintas visiones, creencias y principios en base a los cuales toman sus decisiones de inversión. A estos conjuntos de creencias y principios les llamamos filosofías de inversión.

Las dos principales filosofías de inversión son la filosofía de inversión activa y la filosofía de inversión pasiva.

Filosofía de inversión activa

La gestión activa hace referencia a los inversionistas que creen tener la capacidad de generar retornos superiores a los del mercado. En otras palabras, intentan ganarle a un índice de referencia (como el S&P 500) y para esto utilizan distintas estrategias de compra/venta de instrumentos en el corto plazo.

Un ejemplo de inversión activa puede ser un fondo mutuo de acciones chilenas que intenta ganarle al IPSA. Los gestores de estos fondos buscan conseguir mejores retornos que el principal índice de acciones chilenas. Para esto, se apoyan en grandes equipos de analistas fundamentales que proyectan (entre otras cosas) las utilidades de las compañías para luego valorizarlas, y así entender cuáles pueden tener mayores retornos futuros.

Filosofía de inversión pasiva

En la otra vereda tenemos la filosofía pasiva de inversiones.

Estas estrategias buscan capturar el retorno del mercado, no ganarle. Para realizar esto, un gestor pasivo compra instrumentos diversificados y baratos, usualmente ETF, que siguen a los distintos índices bursátiles. El objetivo de la inversión pasiva es exponerse al riesgo de mercado de manera eficiente, con vehículos líquidos y de baja comisión. Los inversionistas pasivos suelen ser escépticos a las distintas estrategias activas.

El mundo de la gestión activa es grande

La definición de inversión activa es muy general y no hace alusión al mecanismo que el gestor utiliza para intentar ganarle al mercado.

Por un lado hay estrategias convencionales, como los gestores que intentan ganarle al mercado invirtiendo en compañías con buenos márgenes y hojas de balance sanas. Por otro lado, hay otras filosofías más simples, como por ejemplo seguir estrategias de momentum, que descansan en el supuesto de que los instrumentos con mejores retornos pasados tendrán mejores retornos futuros.

De todas las variedades de estrategias que caen en la categoría de inversión activa, una que ha ganado bastante vuelo el último tiempo es la inversión sistemática o cuantitativa.

Este tipo de estrategias se basan en seguir conjuntos de reglas, señales y modelos estadísticos para comprar y vender los distintos instrumentos financieros. La inversión sistemática ha ganado gran popularidad con el desarrollo de la inteligencia artificial y el machine learning. Los seguidores de esta filosofía basan su creencia en que los modelos son capaces de capturar patrones o relaciones que las personas naturales no tienen la capacidad de detectar. Además, al tomar las decisiones en base a modelos, se reducen en gran medida los sesgos conductuales que puedan tener las personas.

Ahora sí, vamos con el meme

El meme muestra lo que sería una típica discusión entre un gestor activo cualquiera (Will Smith) y un gestor sistemático (el robot).

Es usual que muchos inversionistas no confíen en las estrategias sistemáticas porque es difícil que un modelo logre capturar todos los factores y variables que afectan los movimientos de los mercados. Sin embargo, los humanos no lo han hecho mucho mejor. Un buen ejemplo es el mercado de acciones de Estados Unidos, donde la mayoría de los administradores profesionales de fondos de inversión no logran ganarle a un índice de referencia tal como el S&P 500. De hecho, según la agencia de estudios S&P Dow Jones Indices, en los últimos 5 años más del 75% de los administradores de inversiones no logran ganarle a este índice. Y cuando se alarga esta ventana a 20 años, este número crece sorprendentemente a 94%, es decir, en el largo plazo la mayor parte de inversionistas activos no logran ganarle al índice de referencia S&P 500.

Como siempre, te compartimos de nuevo el meme, a ver si después de toda esta discusión te causa más gracia.


Si te gustó este artículo y tienes un comentario o algo para complementarlo, escríbenos a cartas@fintual.com. Todas las semanas publicamos las cartas destacadas de nuestros lectores.

Quizás te podría gustar también 👀