Los efectos especiales de Jurassic World: Dominion

Desde que tengo 12 años he trabajado como paleoartista: intento llevar a la vida a animales extintos por medios artísticos como la ilustración y animación, además de crear maquetas y títeres a tamaño real para que la gente interactúe en exposiciones y charlas.

El 2013, cuando tenía 15 años (juventud, divino tesoro) viajamos con Florencia, editora de Fintualist, a una feria de inventos extravagantes en San Francisco. Fui invitado a exponer uno de los títeres de dinosaurio más grandes que he construido.

En la Maker Faire de San Francisco, Estados Unidos
Este fue el video que permitió financiar el pasaje del dinosaurio a la feria (era una caja pesada y costosa de trasladar).

Por ese viaje nos conocemos con Florencia, y me pidió que hiciera una reseña más técnica de la nueva Jurassic World: Dominion, desde el punto de vista del diseño de los dinosaurios y efectos especiales. Acá les va:

Un mejor director

Hay que ser honestos, la última entrega de la saga - Fallen Kingdom (2018) - no tuvo la mejor recepción ni en la crítica ni con la audiencia, tiene muchísimas escenas que caen en lo ridículo e inverosímil, llegando incluso a fragmentos que podrían haber sido sacados fácilmente de una película de Marvel.

La dirección de J.A. Bayona y la propuesta que tenía es interesante, pero su ejecución y el guión se desploma cada 20 min de film.

Ahora vuelve Colin Trevorrow - quien ya había dirigido Jurassic World (2015) - y es quien parecía ser el indicado para cerrar esta trilogía, sin embargo, a diferencia de su trabajo anterior, esta película no llega a la "solidez" de lo hecho el 2015 y tropieza con escenas que van bien encaminadas, pero que se cortan bruscamente para facilitar la historia.

Calidad de los dinosaurios:

Trevorrow nos había anunciado que no veríamos dinosaurios corriendo por las calles a modo de kaijus, lo cual daba un augurio de que quizás los volveríamos a ver tratados con respeto.

Y eso nos intentan mostrar con pequeños clips insertando los dinos como animales de hoy en día, pero cuando nuestros protagonistas se tienen que enfrentar a alguno, se deforman y se vuelven máquinas de matar aún si el animal es herbívoro, como el Therizinosaurus de esta película.

Este meme explica todo lo que está mal con el Therizinosaurus en la película y contradice la visión y respeto que tuvo Jurassic Park en su momento

Aunque uno está consciente que la precisión científica no es prioridad para ESTA trilogía - porque la original si se esforzó por darle importancia- uno puede ver que los diseños que les han dado están muy lejos de ser interesantes cuando la misma franquicia ha mostrado que puede lograr ejemplares llamativos como los que nos muestra el juego Jurassic World Evolution.

Y no necesariamente un buen diseño es equivalente a precision cientifica: si vemos al Dilophosaurus (del 93) el cual anatómicamente dista bastante de su contraparte real, tiene una imagen icónica y muy bien manejada para sus pocos minutos en pantalla.


Es cosa de ver a animales como el Microceratops que además de ser un títere o peluche sin alma, su diseño y aspecto lo hacen parecer un animal atrofiado muy diferente a lo que pudo haber sido en vida.

Propuesta de Jurassic World (2015) mucho más proporcionada, frente al diseño final que aparece en Jurassic World Dominion (2022).


Otro caso similar es el de Dimetrodon, el cual tiene una escena muy caótica y donde apenas se puede apreciar el animal, pero al ver los renders oficiales, pareciera que con ponerle una cabeza de T.rex bastaba.

Al ver la morfología de los cráneos reales, evidentemente Tyrannosaurus va a estar mejor representado, ya que el trabajo realizado por los diseñadores en el 93 aún se mantiene bien, pero no hay forma de justificar el poco cariño que le pusieron a Dimetrodon.

Efectos especiales:

Al día de hoy el CGI (computer-generated imagery) logra monstruosidades hiperrealistas, siempre y cuando se le dé el tiempo necesario y los fondos adecuados, cosa que no siempre pasa: cuando hay escenas sin pulir la inmersión se rompe.

Por otro lado tenemos los efectos prácticos que habían sido medianamente desplazados por los de CGI. Sin embargo, en los últimos años hemos visto un renacer de los títeres y props en grandes blockbusters como en los últimos trabajos de Star Wars, en El despertar de la fuerza o en The Mandalorian

Pero el mejor ejemplo de esta mezcla efectos prácticos y digitales viene de la mismísima Jurassic Park (1993), que con las limitaciones de su tiempo, trabajó con lo que se tenía y lo pulió hasta el resultado que conocemos. Hay un capítulo muy bueno de una serie en Netflix llamada The Movies That Made Us, en la que explican la revolución que fue para la industria esta combinación de efectos que se dio en Jurassic Park.

¿Y cómo son los efectos especiales en esta película?

Los efectos digitales están muy bien realizados, sin embargo, la necesidad de satisfacer al público con efectos prácticos lleva a la película a abusar de ellos y hay muchísimas escenas donde estas marionetas se ven mal y sin vida.

Desde la textura plástica hasta los movimientos tiesos, se ve que está hecho con las mejores intenciones, mas no significa que es el trato correcto.

Casos como los del Microceratops, Dimetrodon, Nasutoceratops o Lystrosaurus caen en este abuso de los efectos prácticos. Quizás el problema sea la cantidad de props: al ser tantos, no se le puede dedicar el tiempo correspondiente a cada uno para un mejor resultado (tanto en su look, como en su mecánica y la fluidez de sus movimientos). Es cosa de mirar una lista de los títeres o props, que es bastante larga:

  1. Nasutoceratops
  2. Parasaurolophus
  3. Beta (hija de Blue)
  4. Lystrosaurus
  5. Microceratops
  6. Atrociraptor
  7. Pyroraptor
  8. Dimetrodon
  9. Stygimoloch
  10. Dimorphodon
  11. Giganotosaurus
  12. langostas

Y la lista sigue.

Oportunidades desaprovechadas (spoiler alerts)

Al querer jugar seguro y sin arriesgar, llega a tener escenas predecibles y que en cierta medida autoplagia a momentos de películas previas (principalmente la JP original). Como la muerte de Dodgson, o cuando deben ir a una sala de control a recuperar la energía.

Y hay otras ocasiones que se desperdician, como la terrorífica aparición de los Dilophosaurus interrumpida con la llegada de Chris Pratt a salvar la situación. O momentos como la tensa escena donde Claire (Bryce Dallas Howard) se oculta del Therizinosaurus, pero que funciona solo como introducción para este dinosaurio y que servirá para empalar al “antagonista” de la película.

Si nuestros protagonistas son inmortales o siempre tienen el guion de su lado, ¿qué hará que nos preocupemos por ellos si siempre van a estar a salvo, independiente de lo que les ocurra?

Durante el film se nos dice explícitamente que la fauna de la isla Sorna y Nublar había sido rescatada y llevada a las instalaciones de Biosyn. Además, recientemente el director confirmó que al final de esta película los Tyrannosaurus que aparecen junto a Rexy son los protagonistas de El mundo perdido (1997).

Además de traer a los protagonistas de películas previas, también hubiese sido impactante ver a animales que han destacado a lo largo de la saga y a los cuales también les tenemos cariño.

Giganotosaurus fue tremendamente desaprovechado tanto en sus escenas de suspenso, donde los protagonistas deben esconderse de él referenciando a la primera aparición del Tyrannosaurus, hasta la batalla final, donde la iluminación es pobre y sin lucirse, como ocurrió en su momento con la Indominus el 2015.

En conclusión

No es la peor película de la saga, al contrario, es entretenida y la disfrutarás solo si no escarbas demasiado y te contentas con el fanservice que trae. Ya que como película de acción funciona y además nos trae muy buenas referencias a la saga original.

Pero no funciona como un cierre épico para la franquicia y para los personajes que conocemos, solo se siente como un capítulo más en la historia cuyo aspecto más llamativo es la vuelta del cast de 1993.

Fuera de eso, los dinosaurios no se lucen, muchas escenas de acción brillan por su ausencia de sentido - lo cual puede hacerlas más entretenidas(?) - y a pesar de buenas intenciones y de que las escenas están muy bien encaminadas, son coartadas por jugar a lo seguro.

Pero como digo, no es una mala película, pero sí es un film que con el trato correspondiente y aprovechando las oportunidades pudo haber sido muchísimo más, y como audiencia debemos ser críticos frente a estos blockbusters (especialmente con uno que costó 185 millones de dólares). Han demostrado de lo que son capaces, pero para explotar ese potencial no deberían quedarse en la superficie como le pasó a Jurassic World Dominion.


Si te gustó este artículo y tienes un comentario o algo para complementarlo, escríbenos a cartas@fintual.com. Publicamos las más destacadas.

Quizás te podría gustar también 👀