2021: lo bueno, lo malo y lo que se viene

Y así como si nada un año más acaba de pasar.

El 2021, o como algunos dicen, la segunda temporada de la saga 2020, nos deja atrás como uno de los períodos más acontecidos de la historia reciente.

Entre esperanzas de una nueva normalidad gracias al esfuerzo mundial de vacunación y la amenaza de nuevas cepas, este ha sido un año de contrastes.

Por un lado vimos una fuerte reactivación del consumo alimentada por el estímulo monetario/fiscal mundial. Mientras que por el otro lado las economías todavía están a media máquina luchando para producir y dar abasto.

Detengámonos un segundo para comentar los hechos más importantes de este 2021, ver cómo nos fue en Fintual y entender qué se nos viene para el 2022.

Cartel de cine de Muerte al 2021 de Netflix

Para un recuento tragicómico de este año, pueden ver el especial Muerte al 2021 de Netflix

Lo bueno: la rentabilidad en 2021

Si algo ha sido resiliente entre tanta incertidumbre es el mercado.

Las mayores bolsas del mundo tuvieron retornos por sobre sus promedios históricos, impulsados por una mejora de resultados corporativos al reabrir las economías. A esto se suman las grandes medidas de estímulo puestas por los gobiernos.

En resumen, las acciones gozaron de altas rentabilidades en la mayoría de los mercados desarrollados (pero no todos, de eso más adelante).

Histograma de retornos del índice accionario MSCI World. Fuente: Elaboración propia con datos de Bloomberg.

En Fintual también hubo números felices.

Pese a que no siempre fue un viaje tranquilo (como aquí, aquí y aquí), todos los fondos terminaron con números positivos y en línea con sus niveles de riesgo.

Rentabilidades nominales fondos Fintual Serie A 2021

Parecen buenos números ¿o no?

No nos gusta hacer muchas comparaciones en el corto plazo, porque se enfocan en la coyuntura e incentivan a reaccionar y tomar decisiones apuradas. Esto rompe en parte la magia de la gestión pasiva (modo zen siempre gana, ese es nuestro lema).

Sin embargo, para poder visualizar qué proporción del rendimiento de los fondos en 2021 fue producto del mercado y cuánto vino por otros factores, acá te mostramos como nos fue contra algunos índices y fondos de riesgo similar en el año 2021:

Rentabilidad acumulada año 2021 de los fondos de Fintual versus un conjunto de fondos comparables. En el caso de los índices se consideraron los ETF SPY, ACWI e IT NOW S&P / IPSA. En el caso de los multifondos se consideró la AFP con mayor rentabilidad 2021 para el multifondo respectivo. Fuente: Elaboración propia con datos de Bloomberg.

La primera conclusión es que fue un año razonablemente bueno para Moderate Pitt y Conservative Clooney, donde tener renta fija alternativa y en dólares dio frutos. Esta diversificación nos permitió aliviar la subida de tasas de interés locales y alcanzar retornos superiores a los vehículos de inversión tradicionales para ese nivel de riesgo.

En cuanto a Risky Norris, pese a los buenos números, los resultados no nos dejaron tan contentos, al menos en el desempeño relativo.

Si bien el fondo rentó un 31.16% en pesos y muy por sobre los multifondos comparables de las AFP, no pudo alcanzar el retorno de varios índices como el S&P 500 o el MSCI ACWI (acciones globales).

Hubo principalmente tres factores que explican el menor rendimiento: la caída de China, el mal rendimiento de acciones del sector de energías limpias, y el desempeño de las acciones tecnologías innovadoras de compañías de tamaño medio. Esto lo vamos a comentar más adelante.

Finalmente, en nuestro fondo de corto plazo Very Conservative Streep tuvimos resultados positivos.

El mecanismo de provisión del fondo le permitió sobrellevar las históricas caídas de la renta fija local gracias a las buenas rentabilidades que alcanzó en 2020. Además, la exposición a activos con baja sensibilidad a las tasas de interés y deuda privada nos permitió mantener la rentabilidad del fondo por sobre los depósitos a plazo cortos. Y sin cobrar comisión☝🏻.

Rentabilidad acumulada año 2021 del fondo Very Conservative Streep versus el índice de intermediación financiera en pesos duración 1-5 días de Riskamerica. Fuente: Elaboración propia con datos de Bloomberg.

Las vacunas

Sigamos con las noticias positivas.

Uno de los sucesos más significativos del año fue la puesta en marcha del plan de vacunación contra el COVID. El más ambicioso del que se tenga registro en la historia global.

Durante el 2021 se han inyectado más de 9.200 millones de dosis en el mundo y se estima que un 49% de la población mundial ya posee un esquema de vacunación completo (sin contar las dosis de refuerzo y sin contar a Djokovic).

En este contexto, Chile se ha destacado como uno de los países líderes en vacunación. Está dentro de los 5 países con mayor porcentaje de la población vacunada con esquema completo (86.6%) junto a Los Emiratos Árabes, Dubai, Portugal y Gibraltar.

Los efectos de la vacunación son evidentes: la proporción de casos graves y/o muertes respecto al total de contagios ha caído. Esto ha permitido descongestionar los sistemas de salud y permitir (en parte) la vuelta a la normalidad.

Ratio entre las muertes y casos nuevos de COVID-19, ventana móvil de 14 días. Fuente: Elaboración propia con datos de Bloomberg.

La reactivación

Con las vacunas bajó la ocupación de los sistemas de salud en el mundo y permitió la apertura de las economías que habían permanecido cerradas durante 2020.

A esta reapertura se sumó el efecto de los estímulos monetarios y fiscales puestos a disposición por los distintos bancos y gobiernos centrales.

Si bien aún existen algunos sectores más retrasados en su recuperación, como el turismo, gran parte del PIB mundial ya se encuentra por sobre los niveles prepandemia.

Evolución del PIB global, nivel 2021 basándose en proyecciones de crecimiento del consenso de Bloomberg. Fuente: Elaboración propia con datos de Bloomberg y el Banco Mundial.

Lo malo

No todo fue color de rosas y tuvimos una buena dosis de sustos y crisis que sortear. Pasemos a revisar las más importantes y que más dolieron este año.

La Inflación

#Inflacion se transformó en trending topic entre los economistas y no faltaron las notas periodísticas en la vega central comentando el alza de los limones, gasolina, etc. De hecho, en nuestro chat, que todos contestamos, la pregunta sobre qué onda con la inflación se llevó el premio a la más frecuente y hasta la explicamos con un meme.

Desde el costo de la energía en Europa, que llegó a récords históricos, hasta la mayor alza de alimentos desde el 2010, el fantasma de la inflación se hizo presente.

Índice de búsquedas en Google para la palabra “inflación”. Fuente: Elaboración propia con datos de Google.

Hoy el futuro de la inflación está en pleno debate.

Por un lado, hay economistas que ven esto como una vuelta al mundo sobrecalentado de los años 70. Por otro lado, hay otra corriente de expertos que lo ven como algo temporal y que en la medida que la reapertura destrabe las cadenas productivas vamos a volver a un mundo de baja inflación.

Independientemente de cuál sea el rumbo, siempre van a existir formas de invertir bien cuando hay inflación.

China

China ha sido la teleserie del año 2021: una mezcla de Game of Thrones con House of Cards.

Pasó de ser el primer país en declarar “victoria” contra la pandemia a enredarse con historias de billonarios desaparecidos, quiebras y una creciente (y sorpresivamente muy agresiva) “mano dura” del gobierno liderado por su presidente, Xi Jinping.

Las noticias fueron muchas así que aquí va un resumen.

Guerra al capitalismo Chino: desde fines del 2020 que el gobierno Chino se ha mostrado incómodo con el poder que han acumulado los gigantes tecnológicos. Sin embargo, el 2021 esta tendencia se consolidó. Tras el bloqueo a Ant Financial (el brazo financiero del Billonario Jack Ma de Alibaba), se sumó una serie de multas y endurecimiento en la regulación antimonopolio afectando directamente a gigantes como Tencent, Alibaba o Didi, además de amenazar con cerrar mercados completos como la educación privada preuniversitaria.

Bye Bye USA: la guerra comercial entre Estados Unidos y China que empezó Trump continuó con el presidente Biden. Esta vez el punto de disputa fueron los mercados accionarios. En resumen, a Estados Unidos y a China no les está gustando que acciones Chinas se trancen en Estados Unidos. China no quiere tener norteamericanos controlando a sus empresas y Estados Unidos desconfía de la transparencia financiera de las empresas chinas. Como resultado, las acciones Chinas listadas en Estados Unidos están bajo fuego cruzado y aún existe una posibilidad real de que tengan que re-listarse en China.

Quedó la Ever-Grande: el broche de oro ha sido la espectacular quiebra del desarrollador inmobiliario Evergrande. Los números son impresionantes; 300 billones de dólares en deuda, 1.300 proyectos inmobiliarios, 200.000 empleados directos o indirectos, por lo que la pregunta si este es el “Lehman Brothers Chino” no es descabellada. Sin embargo, hasta ahora los efectos de Evergrande y otras inmobiliarias no han llegado a contagiar a la economía en general y el gobierno Chino está comenzando a apoyar los mercados y soltar la restricción al crédito que gatilló (en parte) esta crisis.

Todo lo anterior, sumado a una desaceleración económica producto de las aún persistentes políticas de lockdown, dejó a China como uno de los perdedores de este año, cayendo -12.91% en dólares (MSCI All China Index).

Para que te hagas una idea de la gran magnitud de la caída, el siguiente gráfico muestra cuánto rentó la peor bolsa de cada año en términos relativos contra los mercados globales en los últimos 22 años.

Retorno del peor índice bursátil de cada año menos el retorno del mercado global. Fuente: Elaboración propia con datos de Bloomberg y MSCI.

Una observación importante. Si bien la caída de las acciones chinas fue profunda, este tipo de movimientos están dentro de lo esperado para un país emergente como lo es China. Basta con ver en el mismo gráfico la rentabilidad que han tenido países como Rusia, India o Brasil durante la última década.

Las acciones “tecnológicas”

Las acciones tecnológicas tuvieron un duro año 2021 rentando por debajo de otras industrias.

De hecho, el Nasdaq, el índice de bolsa de acciones tecnológicas de Estados Unidos, rentó menos que el S&P 500, cosa que no sucedía desde el 2016 y ha sucedido solo 2 veces en la última década.

Exceso de retorno del Nasdaq por sobre el S&P 500. Fuente: Elaboración propia con datos de Bloomberg.

Sin embargo, no todas las empresas y sub-sectores “tech” rentaron igual. Por ejemplo, mientras la mediana de acciones de Semiconductores rentó 47.3%, algunos ETF de tecnologías disruptivas (por ejemplo ARK) rentaron en torno a -24%, bastante por debajo del +148% que habían rentado en 2020.

Algo similar pasó en el sector de energía, donde las compañías de energía tradicionales tuvieron retornos cercanos a 50% mientras que la mediana de acciones de Energías Limpias o Renovables cayó -43.4%!

Las energías limpias suelen ser activos volátiles. Tuvieron un gran empujón en noviembre de 2020 (con la elección del presidente Biden en los Estados Unidos) y después tenían buenas proyecciones, en especial gracias al respaldo a las energías limpias contenidos en distintas propuestas de ley de países desarrollados, como por ejemplo, la propuesta de ley llamada "Build Back Better" en Estados Unidos.

Sin embargo, la pandemia y los desafíos políticos han hecho evidente lo difícil que es aprobar financiamiento estatal a estas iniciativas, lo cual hizo que los niveles de precios de acciones de energías limpias bajaran el año 2021. Esto afectó especialmente al ETF CNRG que teníamos en cartera.

Por lo tanto, al parecer el mal rendimiento no tiene que ver con ser una empresa de tecnología propiamente tal, sino con el grado de madurez y de disrupción de las compañías.

Para entender mejor este fenómeno desarrollamos un modelo.

Tomamos un total de 917 empresas presentes en los índices más relevantes de Estados Unidos (Nasdaq y S&P 500) y en fondos de innovación populares (como los ETF ARKK y KOMP).

Zoolander

Un modelo. Fuente: película Zoolander

A cada empresa le calculamos varias medidas respecto a su valorización (múltiplos), rentabilidad y crecimiento, y con estas entrenamos un modelo para que intentara predecir sus rentabilidades del 2021.

Finalmente, le “preguntamos” al modelo entrenado cuánto influenció cada atributo en estimar el retorno de cada empresa (usando algo llamado valores de Shapley).

Descomposición del retorno estimado 2021 basándose en distintos factores. Fuente: Elaboración propia con datos de Bloomberg.

Los resultados dicen que el 2021 el mercado se enfocó en empresas con múltiplos de valorización bajos (empresas con bajas relaciones precio-utilidad y precio-valor libro), con alto crecimientos de ventas y que tuvieron utilidades por sobre lo que esperaban los analistas.

Las empresas de innovación no fueron parte de este grupo ganador. Muchas entraron al 2021 con múltiplos altos gracias a los fuertes retornos que tuvieron el 2020. Lo mismo sucede con la mayoría de las tecnológicas, sus ventas (sobre todo en el caso de empresas de internet y e-commerce) ya habían subido al inicio de la pandemia y por lo mismo también les fue difícil superar las expectativas de sus utilidades.

Esta alta sensibilidad a los múltiplos de valorización hace sentido para el 2021, ya que las tasas de interés subieron fuertemente.

El valor de una empresa depende de cuánto valen hoy sus utilidades futuras y para estimar ese “valor presente” debemos descontarlas usando las tasas de interés. Así que cuando las tasas suben, empresas como las de innovación y tecnología que sus utilidades están más en el futuro y tranzan a múltiplos más altos, son más castigadas.

A esta sensibilidad a las tasas de interés se le conoce como equity duration.

Una continuación de este análisis, con más detalles que describan cómo y cuánto afectaron estos factores y las decisiones que se tomaron respecto a las componentes del portafolio de Risky Norris versus un vehículo accionario diversificado global, lo estamos preparando para un siguiente post secuela del actual.

La renta fija nacional

Volvamos a Chile.

Una de las clases de activo que más sufrió el 2021 fue la renta fija nacional, es decir, los instrumentos de deuda soberana y corporativa de emisores chilenos.

El motivo fundamental detrás de la caída fue la inflación, acompañada de una fuerte recuperación en las cifras de crecimiento. Todo esto debido a la fuerte alza en consumo y reactivación fruto de la vacunación, los IFE y los retiros del 10% de las AFP.

En resumen, Chile cerró el año con una inflación de 7.2% y un crecimiento cercano a 12%. Esto forzó al Banco Central de Chile a adelantar su ciclo de alza de tasas de interés, lo que corroe directamente los precios de la renta fija.

Con esto, el fondo E —un vehículo tradicional de renta fija local— cierra su peor año en la última década con un retorno aproximado de -7.2%.

Retorno acumulado del Fondo E por año. Se consideró la rentabilidad de AFP Hábitat, Provida, Capital, Cuprum, PlanVital y Modelo. Fuente: Elaboración propia con datos de Bloomberg.

Un punto importante a destacar, es que no fue solo la renta fija nacional la que tuvo rentabilidad negativa, sino que la renta fija global también se vio afectada.

Lo interesante es que estas caídas en los instrumentos de renta fija son poco comunes que ocurran en conjunto con alzas en la renta variable. De hecho, solo 4 años desde 1977 ha ocurrido que las acciones hayan rentado positivo y la renta fija negativa (1999, 2005, 2013 y el 2021).

Pero no todo es malo.

Si bien la rentabilidad de la renta fija nacional en 2021 fue negativa, probablemente a futuro no lo sea. Esto porque ahora las tasas de interés son mayores, con lo que el retorno esperado de estos instrumentos también es mayor.

El mismo bono que hace año entregaba tasa en pesos de 3%, hoy entrega una tasa en torno a un 6.5%

Lo que se viene

Primero, es imposible predecir lo que sucederá el 2022 y probablemente vamos a tener varias sorpresas que están fuera del radar. Sin embargo, hay temas que probablemente van a seguir dominando la discusión:

  • La pandemia aún no termina, por lo que el progreso que veamos gracias la masificación de vacunas/remedios y los retrocesos que veamos por nuevas variantes como la ÓMICRON van a seguir influyendo a los mercados.
    Si las nuevas variantes resultan ser menos letales y continúa el proceso de vacunación, entonces podríamos ver una descompresión en los sistemas de salud. En este escenario podríamos ver alivio en el mercado similar a cuando han decaído las olas de contagio pasadas, como la cepa Delta.
  • Las altas cifras de inflación continúan y cada dato nuevo que indique que tan recalentada o no está la economía va a ser importante.
    En esta misma línea, va a ser tanto o más relevante el cómo los bancos centrales del mundo reaccionan a esta información, manteniendo los niveles de estímulo para fomentar la recuperación o reduciéndolos para impedir un mayor recalentamiento.
    Mejoras de las cadenas logísticas y disminuciones de los cuellos de botella serían una gran señal para reducir estos riesgos.
  • China está entregando un mayor estímulo monetario para frenar los efectos de su crisis inmobiliaria, por lo que su velocidad y potencia va a ser crucial para ver una recuperación en sus mercados.
    Dados los bajos niveles de inflación que tiene China, probablemente la variable más relevante a monitorear seguirá siendo el endeudamiento corporativo, en particular el del sector inmobiliario.

Independiente de lo que pase, seguiremos mejorando nuestro proceso de inversión. En particular, estamos poniendo énfasis en lo que aprendimos este año para aplicarlo tanto los modelos de construcción de portafolio como de estimaciones de escenarios y así lograr transmitir de la forma más simple y adecuada productos que reflejen el desempeño de los mercados globales.

En el largo plazo nos hemos mantenido muy competitivos. De hecho, salimos primeros en el ranking de las mejores administradoras para los fondos mutuos balanceados en 2021 de El Mercurio Inversiones.

Y como siempre, lo más importante es mantener la constancia, no perder la cabeza cuando haya volatilidad y seguir cultivando el hábito de ahorro para lograr tus metas y objetivos.


Disclaimers

La rentabilidad utilizada en la comparación entre con los multifondos corresponde a la de la AFP con mayor rentabilidad 2021 en el multifondo respectivo. Estas son:

  • Fondo A: Cuprum (nominal 21.31%, real 14.72%)
  • Fondo B: Habitat (nominal 15.37%, real 8.78%)
  • Fondo C: Capital (nominal 5.11%, real -1.48%)
  • Fondo D: Cuprum (nominal -3.21%, real -9.8%)
  • Fondo E: Cuprum (nominal -6.44%, real -13.03%)

Y esto es importante:

Infórmate de las características esenciales de la inversión en estos fondos mutuos. Están en sus reglamentos internos, que puedes ver en la CMF y en fintual.cl/docs.

La rentabilidad o ganancia obtenida en el pasado por este fondo, no garantiza que se repita en el futuro. Los valores de las cuotas de los fondos mutuos son variables.

La rentabilidad es fluctuante, por lo que nada garantiza que las rentabilidades pasadas se mantengan en el futuro.

Las rentabilidades nominales corresponden a la serie A de cada fondo, que al cierre de diciembre/2021 son: Conservative Clooney 1,07% último mes, 3,96% últimos tres meses, 6,89% último año; Moderate Pitt 0,87% último mes, 7,58% últimos tres meses, 17,95% último año; Risky Norris 0,79% último mes, 12,19% últimos tres meses, 31,16% último año; Very Conservative Streep 0,29% último mes, 0,72% últimos tres meses, 1,78% último año.


Si te gustó este artículo y tienes un comentario o algo para complementarlo, escríbenos a cartas@fintual.com. Publicamos las más destacadas.

Quizás te podría gustar también 👀